Archivo de la categoría: ENTRADAS ALUMNOS

Vokabel : die Schule

Aprende vocabulario relacionado con el colegio:

Anuncios

Y efectivamente… A mí me sirvió

Fran Fernández, autor de este artículo, finalizó sus estudios de Bachiller en el Colegio Helios en el curso 2007-2008. Eligió la optativa de alemán de 1º E.S.O. a 1º Bachiller y participó en el 3er y 4º Intercambio.
Apasionado de la lengua y cultura alemana, amplió sus estudios de alemán, asistiendo a varios cursos intensivos en el Centro Alemán de Valencia y realizando un intercambio privado durante el verano. Además de presentarse a distintos exámenes oficiales del Goethe Institut, actualmente estudia alemán en la E.O.I.

Este curso ha empezado la carrera de Derecho.

Resulta especialmente emotivo ver en este espacio dedicado al ya mítico intercambio MPG- Colegio Helios como, tras años de que algunos de nosotros participáramos en él, aún sigue habiendo ese espíritu y esa ilusión por el alemán y el Intercambio (sí, intencionadamente escrito con mayúscula) que a todos en nuestro momento nos abordó con semejante entusiasmo.
            Considero personalmente que es un logro extraordinario de la dirección del Colegio Helios y en especial del Departamento de Alemán todo lo relacionado con ésta institución ya consolidada en el ámbito del Colegio como son los intercambios. Un logro que no sólo se fundamenta en su mera existencia y continuación sobresaliente, y que no sólo alimenta a una meta y objetivo de interés unilateral; sino que los pilares básicos de ese reto alcanzado son todos aquellos que como mis compañeros de orla y yo contribuyeron y contribuyen con humilde ilusión al indispensable y eficaz trabajo del Departamento. En suma, todo ese esfuerzo se ve reflejado en las personas a quienes van dirigidas este tipo de experiencias: Ese es el mayor logro a mi juicio de los sucesivos intercambios con Alemania.

 

            El relato que firma Daniel Ramón, compañero mío de intercambio y desde entonces íntimo e inseparable amigo, da constancia de todo lo que le supone a una persona el haber aprendido alemán. Uno queda perplejo al ver que una decisión aparentemente tan sencilla como escoger la asignatura de alemán, junto con esfuerzo e interés, puede dar unos frutos tan abundantes y cargados de riqueza personal que marcan momentos importantes en el desarrollo no sólo de la vida académica sino también en la vida cotidiana de un ser humano.

 

            Muchas veces, desanimado por la aparente dificultad del idioma pude comentarle a Daniel que a dónde iríamos a parar conociendo las dichosas declinaciones y los complejos términos que componen el léxico alemán: A día de hoy se me presenta la respuesta más sorprendente y admirable que en el momento de aquella pregunta no pude imaginarme.

 

            Con una proyección académica sólida y el conocimiento del lenguaje que ahora nos ocupa ya se dirige a una aventura que le va a llevar a finalizar sus estudios sobre Administración y Dirección de Empresas en Bremen, insigne ciudad del Norte de Alemania.

 

            Mas no se debe caer en los tópicos de que el conocimiento de una lengua está reservado para ciertas trayectorias futuras muy determinadas. Como bien cuenta Daniel Ramón,  el contacto humano es evidente e indiscutible, igual que el enriquecimiento, pero en cualquier momento de la vida se encuentra una utilidad que justifica y agradece los años de estudio, por muy lejana al conocimiento de una lengua que sea esa utilidad. Yo soy estudiante de Derecho. Caerá el lector en la idea de que el Derecho es un doctrina en la cual el alemán no tiene mucha practicidad, nada más lejos de la realidad: Poder leer a los grandes juristas del mundo, en su mayoría austriacos y alemanes, en su lengua materna aporta con intensidad a la comprensión y al entendimiento de ciertos conceptos que en su traducción pierden parte del significado original.

 

Este hecho en un punto diminuto en las ventajas que se derivan del conocimiento del idioma. Por ello, al leer relatos como el de Daniel y al analizar ciertas experiencias personales y también ajenas de terceros, uno se enorgullece y se siente partícipe de ese logro cuando puede observar y se ve reflejado en el entusiasmo e interés de aquellos que estudian alemán como nosotros lo hicimos tiempo atrás y en aquellos que se les llena la mente de buenos recuerdos al oír el nombre de Göttingen.

 

Con todo esto, sigo animando a la organización del Colegio y a todos los estudiantes de la Optativa a continuar con este maravilloso evento que sobran ya las palabras para describir. Fue para muchos, lo es para otros cuantos y lo será para venideros una experiencia de la cual saldrán encantados y muy satisfechos.

 

Me gustaría cerrar este escrito con un bonito verso del poeta Friedrich Schiller, que dice así: “Freudig, wie ein Held zum Siegen” (Feliz, como un héroe hacia la victoria). Efectivamente todos nosotros, ex-alumnos, coordinadores, estudiantes y alumnos participantes nos dirigimos de manera más o menos directa contentos hacia nuestra particular victoria que son estos intercambios.

 

Un saludo a toda la Comunidad del Blog de Alemán.

 

Francisco Fernández Sánchez

¿Y a mí de qué me sirve?

Daniel Ramón Calvo, autor de este artículo, finalizó sus estudios de Bachiller en el Colegio Helios en el curso 2006-2007. Eligió la optativa de alemán de 1º E.S.O. a 1º Bachiller y participó en el 2º y 3er Intercambio.
Actualmente estudia Administración y Dirección de Empresas, en un programa internacional que le permitirá realizar los dos próximos cursos en Bremen (Alemania).

Y a mí de qué me sirve? Esa es la pregunta que muchos estudiantes se hacen cuando se les presenta la oportunidad de aprender un nuevo idioma o seguir mejorando aquel o aquellos que está estudiando. Aparentemente puede parecer que esa pregunta tenga cierto sentido, pues en el día a día, en casa, en el colegio, en la calle, hacemos uso de nuestro idioma materno, sin tener que recurrir a otro idioma. Sin embargo, podemos también encontrarnos con situaciones en las que el conocimiento de otro idioma sea esencial. ¿Qué ocurriría si viajamos a otro país dónde no hablan nuestro idioma?, o ¿cómo reaccionaríamos si viene un turista a preguntarnos por cierta información y desconoce nuestro idioma materno? Si nos planteamos toda esa serie de cuestiones, podríamos empezar a plantearnos el aprendizaje de un idioma. Además de poder “salvarnos” de pequeños imprevistos, si indagamos un poco más, podemos darnos cuenta de que, efectivamente, el conocimiento de otro idioma te abre las puertas a aprender nuevas culturas, a conocer nueva gente, a abrirte nuevas posibilidades de cara a un futuro y cómo esas, cientos de oportunidades que no se deben dejar pasar. Eso es exactamente lo que me ha ocurrido a mí con el aprendizaje del alemán.

Empecé a estudiar alemán hace seis años, en 1º ESO, y mi primera reacción fue exactamente la que se cita al principio del texto: ¿Y a mí de qué me sirve? Ahora me provoca cierta risa al recordarlo, pero poco a poco fui siendo consciente de que el alemán me aportaría buenas experiencias gracias a su conocimiento. La primera de ellas tardó dos años en llegar, cuando asistí a mi primer intercambio con el Max Planck Gymnasium en Göttingen. Llevábamos dos años y medio con Carmen empapándonos de gramática, fonética, sintaxis, cultura alemana…, pero todo eso, juntándose a ello el nerviosismo del viaje, se nos olvidó con nuestro primer contacto con las familias alemanas. Ninguno de nosotros habíamos vivido una experiencia como esa, y los nervios nos devoraban. Sin embargo, y muy lejos de los nervios del primer contacto, con el paso de los días fuimos acomodándonos, relajándonos, disfrutando de esa maravillosa experiencia y sobre todo dándonos cuenta de la importancia del idioma, la que tanto se nos había inculcado durante esos dos años y medio.

            A partir de esa inolvidable experiencia, el alemán me gustaba más y más. Además de las clases que recibía en el colegio, mantenía el contacto con mis compañeros de intercambio, veía algo de televisión en alemán intentando comprender lo que fuese, trataba de leer algo en alemán, y todo ello me permitía poder ir aprendiendo poco a poco pero de una forma muy eficaz, para de esa manera poder afrontar con la misma ilusión el siguiente intercambio. Ahora éramos un poco más mayores, sabíamos algo más de alemán, y contábamos con la ventaja de que ya conocíamos la situación a la que nos íbamos a afrontar. Nuestro segundo intercambió salió como esperábamos: inolvidable de nuevo.

           A raíz de todo lo que el aprendizaje del idioma me había aportado hasta que acabé mi etapa escolar, me di cuenta al cien por cien de que había escogido una opción inmejorable. El idioma no sólo me había aportado el conocimiento del mismo, sino una serie de experiencias y valores que probablemente no podría haber disfrutado ni adoptado si no hubiese seguido ese camino; camino que para mí todavía no ha terminado, pues el año que viene me mudaré a tierras alemanas, concretamente a Bremen, donde, y gracias a no haber respondido negativamente a la pregunta ¿y a mí de qué me sirve?, continuaré mis estudios.

Das Bild der Anderen, otra forma de aprender alemán

Artículo redactado por Laura Ramón, 2º B E.S.O.

Los alumnos de alemán de 2º de secundaria estamos participando en un proyecto internacional a través de   e-mails que se llama “Das Bild der Anderen” (la imagen del otro), y es para principiantes en el alemán. Este proyecto lo organiza el Goethe Institut. Estamos participando el Colegio Helios (La Eliana) y el Aabybro Skole Dinamarca). Su objetivo es aprender el idioma de una manera diferente animando a los estudiantes a escribirse.

 

El proyecto ofrece a los alumnos la posibilidad de explicar y preguntar a estudiantes de su misma edad que viven en países extranjeros con idiomas y culturas distintas, y así ir haciéndose una imagen del otro a través de lo que te cuenta.

 

LOS MERCADOS DE NAVIDAD por Guiomar Acosta

            En invierno es común ver en Alemania los famosos mercadillos de navidad. En estos mercadillos hay distintas cosas para comprar, todas ellas relacionadas con la Navidad, normalmente de fabricación artesanal  y también alimentos típicos alemanes, así como un vino caliente para los adultos.

            Muchos de estos alimentos son dulces, un ejemplo muy común sería el clásico bretzel, en España llamado rosquillitas saladas o lacitos.

             Aunque también, los mercadillos, están hechos para los niños y por ello  hay distintas formas de divertirse como montar en un tiovivo o cosas por el estilo.

LORENZ Y SU “SCHULTÜTE” por Marta Igual López

Durante mis vacaciones en Alemania el día 12 de Agosto, se celebró el primer día de colegio de mi primo más pequeño, Lorenz.

Lo habitual en Alemania es que acudan al colegio junto con el niño, sus padres, padrinos y abuelos; pero como este año coincidía que estábamos nosotros allí, fuimos también invitados al evento.

Por la mañana, la hora más común de entrar al colegio es a las ocho y media, pero, ya que era el primer día para él, todos los niños comenzaron a entrar al colegio a las diez de la mañana.

En primer lugar, se realizó una misa en honor a todos los niños que hoy empezaban el colegio.

A continuación, todos fuimos a un pabellón del colegio donde el director dio un discurso y mientras hablaba, presentaba a las profesoras que darían clase ese año. Después llamaban por orden alfabético y por grupos a cada uno de los niños y se ponían al lado de sus respectivas profesoras, para subir a sus aulas.

Pasada una media hora más o menos, se dio por finalizado el primer día de colegio, los niños salieron de clase y todos juntos nos fuimos a casa de mi primo a comer y darle los regalos a la hora del café.

Mientras los mayores charlaban, mi primo Lorenz nos enseñó orgulloso su “Schultüte”, su cartera y sus primeros deberes.

Después de habernos explicado este año en clase de alemán qué era la “Schultüte”, me ha hecho mucha ilusión poder verlo en la realidad y más con mi primo.

Marta Igual López

VOLKERS LEBEN – Isa, Noe, Paula B.

1_Wie heisst du?

-Ich heisse Volker Sträter.

2_Was ist dein Beruf?

-Ich habe drei Berufe ; Englisch und Deutschlehrer, Musiker und Designer. Als Designer arbeite ich mit meiner Frau Beatriz in BDM Design.

3_In wievielen Gruppen hast du gespielt?

-Ich habe mit 20 Gruppen gespielt, wie z.B. Robert Mitchell´s Panacea , Brotherly, Bembe Segue …

4_Welche Gruppe hat Dir am besten gefallen?

-Am besten haben mir “Panacea” und “Les Nubians” gefallen.

5_Wieviele Tours hast du gemacht?

-Ich habe fünfzehn Tours in 20 Jahren gemacht.

6_Auf wievielen CDs hast du mitgespielt?

-Ich habe zu 16 CDs beigetragen.

7_Welche Städte haben dir am besten gefallen?

-Sydney , San Francisco, Hong Kong, Berlin, London , Paris, Rom und Barcelona.

8_In wievielen Ländern hast du gewohnt?

-Ich habe in fünf Ländern gewohnt; Deutschalnd, Irland, England, Australien und Spanien.

9_Wann hast du mit der Musikangefangen?

-Mit elf Jahren

10_Welche Stilarten hast du gespielt?

-Jazz, Latin, moderne und klassische Musik.

Der Speisesaal

Der Speisesaal ist im Erdgeschoss hinter dem Sekretariat und neben dem Pausenhof.

Hier arbeiten der Chefkoch Carlos und 10 Damen, die unsere Tische decken, das Essen servieren und alles sauber halten.

Carlos und sein Team bereiten eine Vielfalt von leckeren Gerichten wie zum Beispiel Paella, Fleisch – spiesschen und Fisch zu.

DEUTSCHKURS, David S. und Carlos S.

Der Deutschkurs fängt um zehn Uhr an. Von elf bis halb zwölf gehen wir in den Informatiksaal. Von halb zwölf bis zwölf ist die Pause. Der Deutschkurs ist um ein Uhr zu Ende.

Wir sind elf Schüler und ein Lehrer, Volker Sträter.

Wir lernen Deutsch in dem wir zum Beispiel Übungen machen und Dinge im Internet suchen.

SCHWIMMBAD, María und Paula

Es gibt ein kleines Plastikbecken für die Kleinkinder und einen groβen Swimmingpool für die älteren.

Von halb elf bis zwei Uhr gehen alle Schüler in Gruppen ins Schwimmbad.

Die Schwimmbad hat zwei Duschen. Wir duschen vor dem Baden. 

Er ist von Rasen und vielen Baumen umgeben.

Wir machen oft einen Schwimmwettkampf.

Unser Schwimmbad ist bei der Turnhalle und neben dem Fuβballfeld.

Hier haben wir mit unseren Freunden viel Spaβ.